martes, 16 de septiembre de 2008

PORTADAS DE REVISTAS


Mirando las portadas de la revista Don Juan, y su evolución gráfica, me di a la tarea de revisar y buscar otras revistas, como Vogue, Vanity Fair, Blender, Cleo y Esquire, particularmente me concentré en esta última encontrando increíbles similitudes entre las portadas de Don Juan y las portadas de esquiere.

Acá los ejemplos:


Está bien , yo me inspiro en el trabajo de los otros, de eso se trata muchas veces diseñar, la idea genial de algún diseñador en el otro lado del mundo inspiró un giro, un cambio, un “ algo” diferenciador, pero ..mmm…hasta las luces?

Don Juan, se ha caracterizado este último año, por un uso increíble de las tipografías , un cambio a ese clásico modo de trabajo de las portadas en las revistas colombianas, pero de pasar a ser una revista moderna y diferenciadora, pasa casi a ser una simple y mala copia de otras…

Claro que nadie está excento de la copialina, aquella por la cual los docentes hacemos ingentes esfuerzos por NO promover, pero que en el país del sagrado corazón parece ser pan de cada día, hasta en la casa editorial El Tiempo.

El mismo ESQUIRE se copia a si mismo, no sé si por que la portada es muy vieja o por que al editor le pareció muy interesante hacer un Re-make , a la derecha la foto original de los sesenta, vemos en la portada a Virnia Lissy, actriz Europea, donde aparece como si se estuviese afeitando en realidad, en la otra vemos a Jessica Simpson tratando de afeitarse...pero sin la misma vehemencia.

Finalmente y para no descuidar la parte informativa de la que trata este blog, pondré a consideración de los lectores los siguientes puntos a tener presentes en el diseño de una portada:
Información técnica que debe contener una portada:

· Cabezote, nombre o logotipo: es el nombre de la revista ( vogue, esquiere, semana, rolling stones)
· Fecha, precio ( en varias monedas según el país de distribución), número de la edición, código de barras.

TODOS estos elementos no están excentos de ser pensados y re-diseñados, mirar al código de barras, no como un cuadro estorbosos que afea mi diseño, sino como un complemento, la revista Emigre , utilizaba el código de barras como un complemento al diseño.
Ahora bien , la revista debe tener por definición, una imágen “impactante” que enganche a nuestro público, esta está relacionada con el/la artista, político, personaje, cantante y un sinfín de personajes mediáticos en portada, que resulten de interés para el lector, desde luego, será según el público objetivo, el tipo de revista que estemos diagramando; la información contenida en la revista nos dará parámetros suficientes para definir incluso la tipografía de los títulos y los cuerpos de texto.
Luego y en orden de jerarquización de ideas vendrá el título que acompañe la imagen, y los subtítulos, que cambiarán de color, escala y posición según la importancia de la noticia, artículo, crónica... entre otros.
Esto puede generar una avalancha de subtítulos y de juegos tipográficos que el diseñador debe aprovechar de la mejor maneja, considero  pues que ese es el problema gráfico, muchos títulos poco espacio. Hay entonces que resolverlo de la mejor forma , he aquí soluciones geniales de algunas revistas :



Entonces diríamos que debemos ocultar los textos y jugar con ellos hasta el punto de la ilegibilidad? Personalmente considero que somos nosotros mismos quienes ponemos esos límites de ilegibilidad, y que hemos mal acostumbrado a nuestros lectores diciéndoles que hay cosas que no son legibles o que usted no lo va a entender. Una anécdota personal; hace poco entregué un folleto a un cliente, este me envió un correo diciendo lo siguiente: “el diseño de “nota Importante” oculta una parte del texto, revisar que sea legible.” Todos lo entendieron, lo leyeron perfectamente, la palabra nota estaba cortada en alguna de sus partes, y luego el cliente me dice que ojo, que sea legible, entonces? Era o no legible? , somos víctimas de nuestras propias taras visuales.
Finalmente la condición de toda portada es ser atractiva visualmente, ganarle a la competencia, para ello no es indispensable desnudar al 95% de las mujeres, “el gancho visual ” estará dado entonces por la calidad gráfica, por el concepto, un ejemplo es la interesantísima portada del The economist, donde sin mostrar a Fidel Castro relacionamos la imagen con la dimisión a su cargo que presentó el hoy expresidente Cubano; la imagen del puro cubano, típico símbolo de esa tierra- o al menos eso nos a trasmitido el celuloide-, apagado y acompañado por el título “ Castro’s Legacy” generan una idea conceptual y redonda sobre el tema, sin caer en trillados manejos del perfil y la imagen del expresidente.

1 comentario:

Programator dijo...

Con respecto a las portadas, mira esta fotografía: http://alejandroge.blogspot.com/2008/01/el-ipod-de-wendy-jimenez-pirata.html

Da vergüenza a veces las viles copias...

Ahhh... y que por aquí leyendo un poquito :)